Director reclama la autoría de “The Room” la peor película de la historia

Parece que dirigir la peor película de la historia del cine es motivo de orgullo. En los últimos días hemos hablado mucho de Tommy Wiseau, el director de la infame The Room, gracias a la película de James Franco, The Disaster Artist. Pero ahora, un nuevo director reclama la culpa / aclamación por dirigir la renombrada obra de Wiseau.

 

Sandy Schklair asegura que él dirigió la película e incluso lanzó un nuevo libro al respecto titulado,  Yes, I Directed The Room. En una entrevista con The Hollywood Reporter dijo:

 

“Dirigí toda esta película, excepto las escenas de amor y la segunda unidad en San Francisco. Cualquier cosa en The Disaster Artist que muestra a Tommy dirigiendo, esto nunca sucedió, nunca”.

 

The Disaster Artist se basa en parte en el libro homónimo de Greg Sestero, amigo de Wiseau y coprotagonista de The Room. En la película de Franco, Schklair es interpretado por Seth Rogen.

 

Schklair también sugiere en el libro que la “comedia involuntaria” de la película no es tan involuntaria, y que todo el mundo lo sabía, a excepción de Wiseau. Sin embargo, Schklair  nunca pensó que la película llegaría a los cines.

“La idea era mantener la locura, pero presionarla lo más posible y preservar el hecho de que todos allí saben que estoy haciendo una comedia … excepto una persona”, afirma en su libro.

 

Por su parte, el libro de Sestero afirma que Schklair abandonó la película para buscar otro trabajo, por lo que Wiseau cortó su nombre de la producción, y el mismo Wiseau a desmentido la afirmación de Schklair con este argumento:

 

“Yo diría que no puedes darle crédito a [Schklair], porque él renunció. Si sacas las escenas de San Francisco y le quitas las escenas de amor, si le quitas todo ese material, no tienes The RoomLa Habitación no existiría, porque todos estos elementos son muy importantes”, dijo Wiseau a THR en una entrevista previa.

 

Sin embargo, Schklair le da cierto crédito a las decisiones de Wiseau, como por ejemplo el hecho de publicitar la película con una valla en Los Ángeles con su rostro:

“Odio felicitar a Tommy en las peores situaciones, pero esa valla fue genial”.

 

Por último, Schklair defiende su dirección de la siguiente manera:

“Esta película nunca se va a ir. Sigo intentando que desaparezca. Y no conozco a un director en este planeta, incluido Steven Spielberg, que no querría atribuirse el mérito de una película que no morirá. Es la película más extraña, rara y surrealista jamás realizada, pero es hipnótica y atractiva. Y fue mi dirección la que contribuyó a eso, junto con la personalidad loca de Tommy y las cosas disparatadas que escribió. Y cada vez que miente acerca de mí, él me roba el crédito… Y eso no está bien”.

Adaptación: cinefilosweb.com

Compartir